El voluntariado y el empleo

Somos muchas las personas que, en algún momento de nuestra vida, hemos hecho voluntariado o hemos dedicado parte de nuestro tiempo libre a una causa que creemos importante. Es una forma de trabajar que requiere ganas, tiempo y mucha motivación personal. Las personas que son voluntarias, lo son porque creen en un mundo diferente y quieren ayudar a cambiar la realidad, luchar por sus ideas y aportar a la sociedad aquello que pueden dar… y, también, porque cuentan con unas circunstancias vitales que les permite poder hacer esto.

Sin embargo, de ahí a pensar que los servicios públicos se pueden cubrir con el trabajo voluntario de la gente, me parece un insulto a toda la ciudadanía y, sobre todo, a aquellas personas que son voluntarias. Además de ser algo muy, muy, muy peligroso.

Las personas que trabajamos de forma activa para que se cumplan los derechos humanos, sea de la forma que sea (remunerada o no), también luchamos por los derechos laborales básicos. Queremos tener derecho a un trabajo digno, que nos permita desarrollar nuestra vida personal y profesional, nuestro ocio y nuestro tiempo libre. Queremos poder tener vacaciones y tener el suficiente dinero para vivir de una forma digna -llegar a fin de mes, vaya-. Poder tener una enfermedad de vez en cuando. O ser padres o madres sin que se nos eche a la calle. Queremos tener tiempo para nuestros hijos o hijas.

La mayoría de organizaciones sin ánimo de lucro luchan, de una u otra forma, para que se cumplan los derechos humanos. Y, esto, es imposible sin respetar el derecho al trabajo. Por ello, intentan valorar al máximo el trabajo que hacen sus voluntarios y voluntarias, pero nunca aprovecharse de ellos. Porque –aunque esto no sea siempre así-, el trabajo del voluntariado nunca debería suplantar puestos de trabajo.

¿Qué pasaría si los servicios públicos empezaran a cubrirse con voluntarios y voluntarias? En primer lugar, una persona voluntaria no sólo se dedica al voluntariado. Tal vez nos gustaría, pero tenemos la mala costumbre de querer comer de vez en cuando, por lo que no podemos dedicarnos eternamente ni a trabajar gratis, ni hacerlo 8 horas al día. Es evidente que las carencias que habría en los servicios públicos serían enormes porque a una persona voluntaria no se le puede exigir la disponibilidad que supone un trabajo remunerado.

Por otra parte, suplantar puestos de empleo con voluntariado es una completa barbaridad. Despidos, más paro, más recortes. Va en contra de los principios del voluntariado, de los derechos laborales básicos y de nuestra democracia. Y, mientras tanto, seguimos enterándonos de casos de corrupción, de sueldos millonarios, de políticos que suman sueldos de mil trabajos que hacen a la vez (sus días deben de tener más horas que las nuestras).

Pero parece que Ana Botella cree que sus recortes se pueden compensar con más trabajo gratis. No basta con que haya despidos masivos, familias que se estén quedando en la calle, jóvenes que ya no son tan jóvenes y siguen encadenando contratos basura, becas y paro sin una esperanza de futuro. No. Ahora tenemos que devolver a nuestra sociedad todo lo que nos ha dado trabajando gratis.

Desde luego, daré gracias siempre por haber tenido la suerte de nacer en el país en el que he nacido, el haber podido estudiar, formarme y que, a pesar de todas las dificultades, nunca me haya faltado nada para comer.  Sin embargo, ahora mismo, sólo quiero poder trabajar y ganarme el pan con mi trabajo. ¿Es mucho pedir? Ni si quiera quiero comprarme una casa, ni un coche, ni grandes lujos.

Tengo 27 años y quiero independizarme. Tener para pagarme un alquiler modesto y poder avanzar en mi vida. Sentir que, con mi trabajo, estoy contribuyendo a crear una sociedad mejor. Quiero contribuir con mis impuestos a que las personas que llevan trabajando toda la vida puedan tener una jubilación digna. Quiero poder jubilarme en algún momento. Quiero poder contribuir con mis impuestos a tener una sanidad y una educación mejor. Un transporte público mejor. Quiero poder invertir en igualdad de oportunidades. En servicios sociales. En investigación. En cooperación. En desarrollo. Quiero que no se vaya a la mierda todo el esfuerzo que han hecho tantas personas para llegar hasta aquí.

Y, eso, sí es devolver a la sociedad todo lo que me ha dado. Pero para eso, necesito un empleo.

#gratisnotrabajo

Anuncios


Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s