A medias

Hoy es el día mundial del amor. Las parejas están más enamoradas que nunca, todo sabe a bombones y parece que hay rosas por todas partes…

Hay otras personas –tengamos o no pareja- a las que todo esto nos sabe a negocio empalagoso. Tanto que deja de saber bien. Andas por la calle y no se ven más ofertas para parejas y corazones en los escaparates. Durante estos días, he pasado varias veces por un bar en el que hay un gran cartel que dice:

“Ya estamos preparando nuestro menú especial para San Valentín. Ven si estás enamorado”

¿Y si no lo estás? Hoy no existes para nadie.
Encima se acercan los 30, los 40.
O se han pasado ya.
Se te está empezando a pasar el arroz para ser madre… ¡oh! ¡Peligro!

Sí, ya no es como antes, el matrimonio o ser monja ya no son las únicas opciones de vida para una mujer. Sin embargo, la sociedad te sigue obligando a formar una familia (matrimonio heterosexual, por supuesto), aunque sea de forma más sutil.

¿Cuántas veces os han preguntado con cara de pena si tenéis pareja? Aquí tengo que señalar que a las mujeres nos lo preguntan muchísimas más veces y, sobre todo, con más cara de pena. Se da por hecho que quieres tener novio y, si no lo has conseguido, se convierte en una especie de fracaso personal -aunque para ti no lo sea-.

Por muy bien que estés, es como si te faltara algo…

Pero a mí casi me preocupa más otra cosa: una vez encuentras tu media naranja y consigues encajar, parece que no existe nada más en el mundo…

¿A cuánta gente conocéis que se haya transformado en un pack indivisible al tener novio o novia? Sí, esa gente que ya no sabe lo que es la primera persona del singular. O que, cuando vas por la calle, no son capaces ni de soltarse de la mano para dejar pasar a alguien.

¡Ay, qué pereza me da todo esto! ¿Será que me he vuelto muy fría con el paso del tiempo?

No llevar una vida de pareja tradicional puede tener muchas ventajas, pero en nuestra sociedad, aún implica sentirte fuera de lugar. La cultura tiene mucha culpa en ese sentimiento. Las historias de amor romántico nos invaden por todas partes y de mil formas. Todo el mundo está destinado a buscar al ser perfecto que jamás nos abandonará… ese amor incondicional. Esa persona por la que daremos todo lo que somos e, incluso, nos convertiremos en otras personas diferentes si es necesario. Todo para que no nos abandone.

Cuando se habla de “media naranja” yo estoy convencida de una cosa. El amor romántico es el que nos parte por la mitad y nos exprime. El amor es el culpable.

Una aclaración:  Esto no es una pataleta de San Valentín. No creo que el amor sea malo, todo lo contrario, debería ser una de las mejores cosas de la vida. Estoy hablando de lo que entendemos por “amor”, del ideal de amor romántico que se festeja hoy.

Ese amor (y, sobre todo, el desamor), tal y como lo hemos aprendido y nos lo han vendido, es una mierda. Nos hace dependientes, saca lo peor de nosotras y nosotros, baja nuestra autoestima y nos hace sentir insignificantes e incompletos o incompletas. Como si no valiéramos nada si no tenemos a alguien al lado para que nos lo recuerde.

Voy a reconocer que cuando era adolescente (antes de que Jarabe de Palo sólo tuviera una canción) me gustaban muchas canciones que ahora escucho y me horrorizan. Pero, ¿a quién no le ha gustado una canción muy, muy, muy romanticona a esas edades?

El problema es que luego pasa el tiempo y la vida no es tan dulce como nos la cantaban. Y puede que las canciones que escuchabas ya no te gusten e, incluso, te rías de ellas. Pero el mal está ya hecho. Ahí siguen, en algún lugar de ti… Las canciones pueden hacer que nos derrumbemos, que nos desahoguemos, que soñemos o que nos ilusionemos. La música tiene un gran poder dentro de una parte de nosotras y nosotros mismos casi sin que nos demos cuenta.

¿Quién no ha tenido un buen día hasta que ha escuchado una canción triste y le ha dado un bajón tremendo e inesperado?
¿Quién no ha escuchado una canción que le subiera el ánimo en un día con poca energía positiva?


Después están esos días grises. Esos días en los que estamos fatal y sólo nos apetece escuchar las canciones más tristes. Creo que son las que más tirón tienen… no sé si será una cuestión de catársis o porque son las que más nos enganchan, pero parece que si hay algo que atrapa más que el amor es el desamor.

Os dejo algunas canciones que me han venido a la mente sin pensar demasiado…  Como podéis observar, no tienen nada que ver unas con otras (época, estilo, calidad…), pero los mensajes tienen muchas cosas en común…

Que me quedes tú, Shakira

Piensa en mí, Luz Casal

Desesperada, Marta Sánchez

Tonta, Conchita

Lo dejaría todo, Chayanne

La fuerza del corazón, Alejandro Sanz

Laura Pausini, Se fue

Cuando yo quiera has de volver, Manolo García

¿Me ayudáis a continuar la lista? Si queréis, también podéis escribir comentarios con el título o el enlace a canciones que hablen del amor desde una perspectiva diferente. Sé que es más complicado, pero… puede ayudarnos mucho.

Al fin y al cabo, ¿quién no ha sufrido un desamor?

Anuncios

8 comentarios on “A medias”

  1. http://www.myspace.com/menteracional/music/songs/el-amor-del-futuro-minimal-44953682

    Te dejo un regalito, uno de los temas que mejor define el amor a mi entender… Un beso fuerte, a ver si nos vemos pronto…

  2. inmamsanchez dice:

    ¡Muchas gracias! Me ha encantado… ¡Esto sí es celebrar el amor de verdad! 😀

    Por cierto, al escribir esto me acordé muchísimo de nuestros años adolescentes juntas… Ay, ¡qué recuerdos!

  3. Sol Velvet dice:

    Angie de los Rolling, topicazoooo… Mis primeros llantos jajaja

  4. inmamsanchez dice:

    Qué buena, Sol ¡¡llorera total!! Ay, cuánto habremos llorao con la música…

  5. javi dice:

    Ahí va la mía, la peor mejor canción triste feliz (tonta) que nunca jamás me he hizo sentir tan feliz o triste hace años, no sé si me explico? 😉

    javi

  6. inmamsanchez dice:

    Ha quedado muy claro, jajaja. Creo que te he entendido perfectamente… además, Silvio Rodríguez me pone muy sensiblera…

  7. Hola Inma!

    Yo te dejo la que te comentaba el otro día. Domingo Astromántico.

    Porque a veces, si la magia no hace efecto, como vamos a continuar?

    Besos

  8. inmamsanchez dice:

    Oscar, cuántas veces nos habremos hecho esa pregunta…
    Al final me vais a poner romántica y no quería…!! 😉


Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s