Barra libre

Mucho se está hablando en los últimos días de las tetas y de las agresiones de masa que han sufrido muchas mujeres en las fiestas de San Fermín. Hay quien piensa que meterse en la boca del lobo justifica sufrir la violencia. A mí, lo que me preocupa es que tenga que existir esa boca del lobo.

tumblr_mprlg5x9jr1snfq2xo1_500

Hace unas semanas, en Italia saltó una campaña en la red bajo el lema #glishortsnonstuprano (los short no violan) porque un periodista, Marco Cubeddu, escribió un artículo en el que se mostraba indignado por el corto tamaño de los pantalones que muchas adolescentes lucen de norte a sur en Italia. El artículo de Marco Cubeddu, titulado “Ragazze in shorts, vi siete viste?”, o sea “Chicas en shorts, ¿os habéis visto?”, no tiene desperdicio alguno.

Una de las cosas que cuenta este periodista –por llamarlo de alguna manera- es que en una cena de reencuentro con sus compañeros y compañeras del colegio, pasaron unas jóvenes en shorts y se puso a hablar de este tema con sus viejas amigas.

He preguntado a mis compañeras (no precisamente beatas): como mujeres, estaban perplejas. Según una de ellas “no pueden quejarse si después las violan”

Parece que el tema de los shorts le quita el sueño a Marco Cubeddu. Se pasa el artículo disertando de la violencia de género cual experto siguiendo la manida estrategia de “yo no soy machista pero…”. En fin, que no entiende cómo las jóvenes de hoy en día van enseñando medio culo por la calle tan alegremente:

¿por qué las chicas jóvenes se visten como putas? Ninguno de mis amigos tendría una novia que se vistiera así. Y ninguna de mis amigas se vestiría así. No se trata de moralismo. Personalmente, no me gusta esta moda.

Después de todo un discurso sobre cómo se deben vestir las mujeres (¿a quién le importará cómo se visten sus amigas ni las novias de sus amigos?), lo arregla diciendo que no le gusta la moda.

Una de las mejores joyas de su discurso es cuando afirma que la violencia doméstica (el concepto de género no lo domina mucho)

esconde situaciones en las que las mujeres con poca personalidad se unen a ignorantes de la peor clase. Más que una cuestión de género, me parece una cuestión de falta de instrumentos culturales.

En fin, que la conclusión es siempre la misma: chicas, poneos el burca y cuidado donde os desnudáis porque los hombres no se pueden contener. Ven tetas o culos y, claro, los pobres -que deben de vivir en un estado permanente de animales en celo- no pueden contener sus impulsos sexuales. La culpa es nuestra por tener el cuerpo que tenemos. Por salir a la calle y hacer lo que nos da la gana.

1044712_507145292674509_986765497_n

El acoso callejero, los piropos y el sobeteo están tan naturalizados que parece que lo tengamos que aceptar. Vemos la foto de una mujer en brazos y desnuda y la cara de animales de todos los que están ahí intentando pillar algo… y nos parece una fiesta. Al ver estas imágenes de plazas abarrotadas y agresiones sexuales no he podido evitar acordarme de una pequeña fiesta local, en Torrent (Valencia), la ciudad en la que he crecido: Sant Blai (o San Blas).

Lo tradicional en la fiesta de San Blas era que los chicos corrieran detrás de las chicas para pegarles en el culo con una pelota del tamaño de una de tenis, pero de cuero (mucho más dura), que se ataba al dedo con un hilo de goma. Si ya de por sí esta tradición me parece vergonzosa, cuando tenía unos 12 o 13 años, los chicos repetían la frase “San Blas, San Blas, con la mano mola más”. Así que, en aquellos años adolescentes si salía a dar una vuelta por los tenderetes de San Blas con mis amigas, me veía obligada (y también mis amigas) a ponerme un abrigo o chaqueta larga que tapara el culo. Cosa que, evidentemente, no servía de nada. Nos teníamos que dedicar a dar carreras calle arriba y calle abajo cada vez que veíamos un grupo de chicos (conocidos o desconocidos) porque si te cogían entre todos te metían la mano hasta donde les diera la gana.

Sí, la culpa era nuestra por salir de casa, ¿no?

Anuncios

2 comentarios on “Barra libre”

  1. Lola dice:

    Brillante! Estoy totalmente de acuerdo contigo. Lo peor es el paternaslismo de los “machistas buenistas”. Cubiertos con burka o desnudos, está claro que nuestros cuerpos no son todavía nuestros del todo. No queda más que seguir dando la batalla diaria.

  2. San Blas…Yo huía de Torrent como alma que llevaba el diablo :S


Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s