Que la ternura no te ciegue

Desde hace cosa de un mes, en Italia está dando vueltas este video que ahora también ha llegado a España y está teniendo muchísimo éxito. Tanto algunas compañeras feministas como amigos que de feminismo saben más bien poco lo han compartido en sus perfiles o me lo han mandado diciéndome que viera el vídeo, que me iba a gustar. Lo siento, pero no, no me ha gustado nada.

Afortunadamente, también son muchas las críticas que he leído…  Aquí os dejo algunos de los motivos por los que no me gusta nada este vídeo.

  1. ¿Un adulto le daría una bofetada?

Supongo que el experimento de coger a unos niños y ponerles a prueba para ver qué dicen sobre la violencia es interesante. Pero, ¿cómo sería utilizar a adultos? ¿Alguien cree que un maltratador pegaría sin más a una chica que acaba de conocer y delante de unas cámaras? Ojalá fuera tan fácil reconocer a un maltratador… pero no, no es tan fácil. Entre otras cosas porque la violencia de género es mucho más que golpes y violencia física.
Seguramente, poner a niños puede provocarnos mucha más ternura… son más espontáneos y nos puede parecer que su respuesta sea mucho más natural y sincera, menos marcada por las normas sociales del patriarcado. Para ellos, que aún son inocentes, la violencia contra las mujeres es algo malo, algo que hay que rechazar.

  1. Martina

Pues ahí está Martina. Ellos son muchos. Ella una. Ellos hablan, ellos se presentan a sí mismos. Dicen qué quieren ser de mayores y por qué. Cuando se les presenta a Martina dicen qué les gusta de ella. La miran, la observan de arriba abajo y opinan y actúan. Ellos deciden si acariciar o no a Martina y dónde y cómo hacerlo. Ella sólo sonríe. Ellos deciden que no quieren darle una bofetada. Ella está ahí esperando. No sabe si le darán una caricia o un puñetazo. Pero ahí está sonriendo. Pasiva. Esperando.

  1. Una caricia sí, una bofetada no

¿Por qué ellos deciden darle una caricia y no una bofetada? Ni siquiera saben si ella quiere ser acariciada. Una caricia no es un puñetazo, pero también puede ser una agresión. También es violencia cuando tú no quieres recibir esa caricia. Pero seguramente si ella sonríe será que quiere la caricia, ¿no? No lo sabemos porque en este vídeo ella no habla. Por cierto, no sabemos si al final le dan el beso en la boca o en la mejilla, pero el caso es que ni si quiera le preguntan a ella…

  1. A las mujeres no se les pega ni con una flor

Aquí creo que viene lo más importante. ¿Qué razones dan los niños para no pegar a Martina? Pues todos dicen más o menos lo mismo: es una niña y a las mujeres no se les pega, ni siquiera con una flor. No pasemos por alto el niño que dice que no le pega porque es guapa: ¿y si no fuera guapa?

Bien, son niños y esto es un experimento que quiere demostrar que en el mundo de los niños a las niñas no se les pega. Pues yo creo que lo que demuestra es que los niños, desde muy pequeños, tienen ya asumidos mil estereotipos. Si a las mujeres no se les pega es porque son seres humanos y punto.
¿Si hubiera sido un niño le habrían pegado? Pues teniendo en cuenta las razones, seguramente sí, pero no lo sabemos. Es más, ¿y si hubiera sido una niña “fea” (y con fea me refiero a que no siga los cánones de belleza), “gorda” (ídem), un poco “machirulo” (y con “machirulo” me refiero a que no siga el ideal femenino patriarcal)? Pues igual le habrían pegado porque la verían como un igual… quién sabe. Cuando hablamos de violencia machista hablamos de violencia que sufren las mujeres por el simple hecho de ser mujeres. Hablamos de la violencia que sufren las mujeres porque no son consideradas seres humanos con los mismos derechos que los hombres. Aquí es un poco lo mismo.

El caso es que estos niños tan pequeños ya piensan que a una niña no se le puede dar una bofetada porque es débil, es frágil, es guapa.  Este es el mensaje que gira y gira por la red y la ternura de los niños parece que no deja ver el mensaje de fondo.

En el mundo de los niños, parece que hay que proteger a las niñas. En el mundo de los niños ya hay paternalismo y demasiados estereotipos aprendidos… y algunos están tan arraigados que ni siquiera las personas adultas los ven.

En fin, que la intención sería buena, pero para la próxima intenten no caer en la trampa de reproducir los estereotipos que quieren combatir y que son los mismos que justifican la violencia de género.

Anuncios

2 comentarios on “Que la ternura no te ciegue”

  1. Alberto PeMi dice:

    Muy buen analisis!! Totalmente de acuerdo!! Todo el que comparta el video deberia adjuntar este articulo…


Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s