Le donne vendono, vendi le donne

“Le donne vendono, vendi le donne” è il primo film di montaggio del collettivo Un Altro Genere di Comunicazione. In poco più di venti minuti, il tentativo è quello di raccontare lo sfruttamento dei corpi femminili e la loro oggettivizzazione in nome di mercato, profitti, audience.
Programmi di intrattenimento, spot pubblicitari, cartellonistica, carta stampata usano tutti gli stessi stereotipi come fossero rivolti evidentemente a un pubblico solo maschile ed eterosessuale.
Lo sguardo mediatico rende le donne oggetti di rappresentazioni alienanti, relegandole ad essere portatrici di carica erotica uniche responsabili della gestione di ambiti familiari e domestici, annientando tanto l’individualità che la collettività del genere femminile.
Spesso le critiche alle rappresentazioni mediatiche vengono poste in maniera sovrastrutturale, mirando solo ad evidenziare lo svilimento del corpo delle donne, l’uso massiccio che se ne fa, senza però sottolineare quale sia la struttura da decostruire, cioè il mercato economico che fa del corpo femminile un feticcio per vendere e riducendo esso stesso a merce. Questo è quello che tentiamo di evidenziare.
Alle nostre considerazioni in merito alla squallida imposizione dello sguardo maschile eterosessuale alle rappresentazioni femminili, spesso ci è stato risposto dandoci delle bigotte, come se il problema fossero le gambe scoperte delle Veline o il proliferare di culi e tette delle pubblicità.
Il problema è l’oggettivazione dei corpi. La loro esposizione ad uso e consumo del piacere altrui, del profitto altrui. La scomposizione dei corpi, ridotti a semplici parti “attraenti”, l’indugiare su donne senza volto, composte solo da parti erogene rispondenti a uno e un solo canone estetico, capaci di reclamizzare qualsiasi prodotto, dalle supposte all’intimo maschile, considerate prodotti esse stesse.
Se i corpi nudi sono quelli di Silvia Gallerano, di Annie Sprinkle, di Maria Llopis, se sono corpi nudi ma attivi, creativi, corpi pieni di desiderio, di vita, che la nudità sia la benvenuta in ogni sua forma, alta, bassa, magra, grassa, liscia e pelosa. Ma al servizio di uno spot di pubblicitario o di un quiz televisivo sembriamo solo addestrate a lusingare mercato e padrone, a valorizzare curve e pelle invece che a riprenderci quello che vogliamo. Anche attraverso i nostri corpi, ma valorizzandone la potenzialità, non addestrandoli all’obbedienza.

Anuncios

Porque hay feministas…

Porque hay feministas...


Me sumo a la Marea Violeta

Este viernes, 10 de febrero, mujeres y hombres de toda España nos unimos para mostrar nuestro rechazo a los recortes de igualdad.

En tiempos de crisis, no vale todo. No podemos dejar atrás los derechos alcanzados. Porque queremos una sociedad más justa para hombres y mujeres. La igualdad no es un lujo. Sin igualdad no hay desarrollo, no hay justicia, no hay libertad y no hay democracia.

Me uno al manifiesto violeta. Espero que os acerquéis a la concentración que tengáis más cerca o que organicéis una en vuestras ciudades. Aquí os dejo el manifiesto y el último listado de las ciudades que se han unido a esta gran marea.

CONVOCATORIAS DE LA MAREA VIOLETA. DÍA 10 DE FEBRERO DE 2012.
Haremos una concentración en la que vestiremos con ropa negra y violeta.

  • Albacete: Plaza del Altozano, a las 19:30h
  • Alcalá de Henares: Plaza Cervantes, a las 19’30h
  • Alcoy (Alicante): Plaza de España, día 11 de Febrero, a las 12h
  • Alicante: Plaza de la Muntanyeta, a las 19:30h
  • Azuqueca de Henares (Guadalajara): Plaza del Ayuntamiento, a las 19.30
  • Badajoz: Plaza de España, a las 19’30
  • Baleares: Plaza España, martes 14 de febrero a las 19:30 h
  • Barcelona: Plaza Sant Jaume, a las 19,30
  • Burgos: Plaza Mayor, a las 20:00h
  • Castellón: Plaza del Ayuntamiento, a las 19:30h
  • Cáceres: Paseo de Cánovas. Kiosko de la Música, a las 19:30h
  • Cartagena: Plaza del Icue, a las 19:00h
  • Ceuta: Plaza Teniente Ruíz. a las 19:30h
  • Córdoba: Bulevar del Gran Capitán, a las 19:30h
  • Cuenca: Plaza de España, a las 19:30 h.
  • El Casar (Guadalajara): Plaza del Ayuntamiento, a las 19:30h
  • Estella-Lizarra: 6 de febrero
  • Jaén: Plaza de la Concordia (Puerta de la Subdelegación del Gobierno), a las 19:30h
  • Gijón: Plaza Mayor, delante del Ayuntamiento, a las 19.30h
  • Granada: Plaza del Carmen, a las 18,00h
  • Huelva: Plaza San Pedro, a las 19:00 h
  • La Rioja: Falta confirmar hora
  • Lachar: Plaza del Ayuntamiento, a las 19h
  • Las Palmas de Gran Canaria: Parque de San Telmo, a las 19.30h
  • Lanzarote: Calle Real Frente Al Cabildo Viejo. Arrecife, a las 19.30h
  • León: Botines, a las 19’30h
  • Lugo: Plaza Mayor, a las 19:30h
  • Málaga: Plaza de la Constitución, a las 19:30h
  • Madrid: Puerta del Sol, a las 19:30h
  • Mérida: Plaza de España, a las 19:30h
  • Murcia: Plaza de Santo Domingo, a las 19:30h
  • Pamplona-Iruña: Plaza del Castillo, a las 19:30h
  • Parla: Plaza Antigua Biblioteca de Parla Frente a la Casa de la Cultura, a las 19.30h
  • Salamanca: Plaza Mayor,a las 19.30h
  • Santiago de Compostela: Praza do Toural, a las 19.30h
  • Sevilla: Plaza de la Encarnación “Las Setas”,a las 19:30h
  • Sta. Cruz de Tenerife: Plaza Weyler,a las 19:30h
  • Soria: Plaza San ESteban, 19’30h
  • Valencia: Plaza del Ayuntamiento, a las 19:30h
  • Valladolid: Fuente Dorada, a las 19’39h
  • Talavera de la Reina: Plaza de la Trinidad, a las 19’30
  • Zamora: Plaza de la Constitución, a las 19.30h
  • Zaragoza: Plaza España, 19:30 h

MANIFIESTO

Ante las decisiones tomadas unilateralmente por los gobiernos de las comunidades autónomas gobernadas por partidos conservadores de derechas QUE:

  • REDUCEN los presupuestos destinados a Políticas de Igualdad, la Ley de Autonomía Personal y la Ley de derechos sexuales y reproductivos.
  • ROMPEN los acuerdos con las organizaciones de mujeres mediante los que se venían prestando servicios tales como Centros de Orientación a la Mujer, Asesoría Jurídica, Casas de Acogida para mujeres víctimas de violencia, etc.
  • ELIMINAN las subvenciones destinadas a los Ayuntamientos para el mantenimiento de los Centros Municipales de Atención a las Mujeres.
  • DESMANTELAN los Institutos de la Mujer, utilizando su estructura para promover estereotipos sexistas patriarcales y modelos de familia tradicionales.
  • INCUMPLEN las leyes de igualdad en cuanto al uso del lenguaje no sexista y a la obligación de los poderes públicos de integrar la igualdad real de mujeres y hombres en todas sus políticas. Todo ello supone una violenta agresión a los avances logrados durante toda la democracia en la lucha por los derechos para las mujeres.

Estas medidas están teniendo como consecuencia directa el despido de profesionales cualificadas que venían desarrollando durante años su trabajo en los diferentes recursos de igualdad, prestando un servicio de calidad y compromiso con la igualdad.

Las organizaciones que suscribimos manifestamos nuestra repulsa y exigimos el cumplimiento de las leyes de Igualdad en todas las comunidades del territorio español, y convocamos a una movilización y manifestación/concentración a nivel estatal para el próximo 10 de febrero a las 19:30 horas en las plazas principales de las diferentes localidades.

Si quieres firmar este Manifiesto, envía un correo a: plataformaviolenciacero@hotmail.com


Arrancaron el placer y lo convirtieron en dolor

Hoy, 6 de febrero, es el día mundial contra ablación. Se calcula que en el mundo hay entre 100 y 140 millones de mujeres y niñas han sufrido la mutilación genital femenina y que, cada año, la sufren dos millones de niñas y adolescentes. Según han publicado hoy algunos medios, 10.000 niñas en España están en riesgo de sufrir la ablación.

Me cuesta mucho escribir sobre este tema. Creo que a cualquier mujer le duele el cuerpo entero al hablar o pensar en la ablación. Los hombres sólo tienen que imaginarse el dolor que supondría la amputación del pene. Duele sólo pensarlo, ¿verdad?

Duele mucho. Sin anestesia. Sin haber dejado la infancia aún. Duele.

Al hablar de la mutilación genital femenina, se hace imposible que se nos venga una imagen mental. Y esa imagen mental es horrible. Cuesta escribir sobre el tema, cuesta reflexionar, cuesta ver las imágenes que nos llegan por televisión. Aún hay cosas que nos siguen impactando – o eso quiero creer-.

Cuesta entender, sobre todo, por qué sucede algo así. Por qué empezó a practicarse esta tortura tan grande y qué significado tenía y aún tiene hoy.

 

La Organización Mundial de la Salud define la ablación como:

 “todos los procedimientos consistentes en la resección parcial o total de los genitales externos femeninos y otras lesiones de los órganos genitales femeninos por motivos no médicos. No tiene ningún efecto beneficioso para la salud y perjudica de formas muy variadas a las mujeres y niñas.

Como implica la resección y daño del tejido genital femenino normal y sano, interfiere con la función natural del organismo femenino. Es una práctica muy dolorosa que tiene varias consecuencias inmediatas y a largo plazo para la salud, entre las que se encuentran las dificultades para el parto, con los consiguientes peligros para el niño [o la niña].”

En el boletín este mes de febrero de la OMS, se ha publicado un estudio sobre la mutilación genital femenina en África occidental, llevada a cabo por un grupo de investigación de la Universidad de Yale. A través de las encuestas realizadas a mujeres de África entre 2005 y 2007, se ha calculado el porcentaje de mujeres y niñas que han sido sometidas a la ablación y se han analizado algunas de las creencias que aún existen en torno a ella.

Según este estudio, la mutilación genital femenina aún sigue muy presente en de África occidental. Sin embargo, existen muchas diferencias entre países: mientras que en Sierra Leona el 94% de las mujeres y niñas han sufrido la ablación, en otros países, como Ghana, Níger y Togo el porcentaje es inferior al 6%.

Es interesante destacar también un dato que nos da un poco de esperanza: en Burkina Faso se experimentó una gran reducción ente las madres (74%) y las hijas (25%) que habían sido sometidas a la ablación.

Hoy, en todos los medios de comunicación, se han repasado todos estos datos y muchos más. Pero, a veces, creo que estamos tan acostumbradas y acostumbrados a escuchar cifras, porcentajes y estadísticas, que no somos muy conscientes de la magnitud y relevancia que tienen. Cuando hablamos de violencia, de violación de derechos humanos y de temas tan importantes como la ablación, los números y los datos son completamente necesarios para entender, analizar y atacar el problema. Sin embargo, no hablamos de números. Hablamos de personas. De mujeres y niñas a las que les han robado el derecho a poseer su cuerpo, a disfrutar de su cuerpo. A tener una vida sana.

Pero, ¿por qué?

Los motivos por los que se practica la ablación varían mucho dependiendo de cada región o país, aunque casi siempre se unen a creencias y tradiciones difíciles de eliminar. Por un lado, hay creencias muy extendidas relacionadas con la salud y la fertilidad. Por otro, las que unen la mutilación genital femenina a factores sociales, como el matrimonio o a la virginidad.

Todos estos “motivos” están relacionados con muchas de las teorías feministas que han intentado llegar al origen de la desigualdad de género: el sistema patriarcal en el que vivimos se basa en el control de la sexualidad de las mujeres.

¿Por qué hay tanto miedo a que disfrutemos del sexo?

En todas las sociedadades, nuestros cuerpos han sido mercancía, han sido vendidos, fragmentados y violados. A las mujeres se nos ha privado del derecho a decidir sobre nosotras mismas. Se nos ha obligado a ser vírgenes y a no disfrutar con el sexo.

La ablación es otra forma de control sobre las mujeres. Es una de las miles de formas de violencia que sufren las mujeres en el mundo y que demuestra cómo la sociedad, la cultura y la religión nos han privado, tantas y tantas veces, del derecho a poseer nuestros propios cuerpos. A disfrutar de él, a valorarlo, a quererlo y a poder decidir, libremente, sobre él.

La mutilación genital femenina es, seguramente, uno de los ejemplos más radicales de esta privación. Uno de los ejemplos más dolorosos…

 ¿Qué podemos hacer?

La información y la educación son dos factores fundamentales para eliminar la ablación. Las mujeres tienen saber que la mutilación genital, lejos de ser un beneficio para la salud, es todo lo contrario.

Desde la ONG World Vision, se ha lanzado la campaña #stopablación que tiene como objetivo luchar contra la mutilación genital femenina en Malí, país en el que 9 de cada 10 niñas es mutilada. Su proyecto se basa en ofrecer información y educación a mujeres y niñas, para que, de este modo, conozcan las consecuencias físicas y psicológicas de la ablación.

Os dejo algunos enlaces interesantes de la campaña en las que se puede encontrar mucha información sobre el tema y algunas historias muy esperanzadoras:

Web deproyecto Stop Ablación de World Vision

Campaña #stopablación lanzada por Wordl Visión

“Si analizamos por qué las mujeres sufren agresiones, la multitud de formas de violencia que las mujeres padecen, ya sean los crímenes en nombre del honor o la mutilación genital, todos ellos se basan en la idea de que las mujeres no deben controlar su sexualidad”

Charlotte Bunch


Experiencias italianas

Durante este año, he pasado seis meses en Bologna, Italia, y, aunque ya hace tres meses que regresé a España, aún no había tenido tiempo – o no lo había encontrado – para escribir sobre mi experiencia allí.

Hace ya algunos años, pasé nueve meses de mi vida en Bologna como estudiante Erasmus, pero cuando volví en febrero de 2011, la ciudad no era la misma que yo había conocido en 2006. Yo tampoco lo era.  Ya no era una estudiante. Y menos una erasmus. Eso sí, seguía siendo becaria-precaria debido a esta crisis que se hace interminable. En fin, precariedades aparte, trabajar en otro país es una experiencia vital enorme que, de otro modo, no habría tenido.

Una de las cosas que más me llamaron la atención cuando empecé a trabajar en el departamento de comunicación de la Casa delle donne per non subire violenza Onlus fue enterarme de que en Italia no existen datos oficiales sobre las mujeres asesinadas por violencia de género. Desde mi ignorancia, daba por hecho que existían estos datos aunque sólo fuera porque Italia forma parte de la Unión Europea. Pero no. Nunca hay que dar nada por hecho.

Son las asociaciones de mujeres quienes se encargan de estudiar este problema al que intentan poner solución con unos recursos muy limitados. En este sentido, desde el año 2005, la Casa delle donne di Bologna hace una investigación anual sobre el femicidio en Italia. Para poder llevarla a cabo, un grupo de voluntarias de la asociación – del que formé parte – se encargan de repasar la prensa diariamente y recoger y analizar todos los datos relativos a los asesinatos por violencia machista.

No hace falta decir que esto tiene unas limitaciones bastante grandes: casos que quedan sin resolver y que la prensa olvida, asesinatos que no recogen los medios, datos que son erróneos o que en cada periódico son diferentes… Y esto sin mencionar que, al haber unos recursos económicos casi inexistentes, las voluntarias dedican el tiempo que buenamente pueden a este proyecto que bien merecería una dedicación plena y remunerada.

Lo peor es que en la mayoría de los medios se cuenta que una mujer ha sido asesinada por un hombre y eso es todo lo que sabe la ciudadanía. Es decir, no se tiene una perspectiva de género ni nada que se le parezca, sino que se habla de casos sueltos, sin tener en cuenta que todos ellos vienen de un mismo problema social: la violencia machista y la desigualdad de género.

Cuando le decía a alguien (ajeno a mi entorno laboral) la cifra de mujeres que habían sido asesinadas en lo que llevábamos de año, se daban cuenta de que este era un gran problema del que no tenían ni idea. “¿60 mujeres en sólo seis meses? Pero, ¿esto lo sabe la gente? ¿Esto aparece en la prensa?” Me decían.

Sí. Sí, aparece. Pero, ¿cómo? Como decía, para los medios esto no es un problema, son casos aislados. Y esto es lo que hace que muchas personas que, a pesar de estar informadas, no sean conscientes de la gravedad del problema. El hablar de “ataque de celos”, de “crimen pasional” o de “demasiado amor” hace que lo que es un problema social, acabe convirtiéndose en ataques puntuales de locura causados por amar demasiado a una mujer. No sólo se pierde el norte en lo que respecta al quid de la cuestión, sino que se justifica el acto violento de los hombres y se culpabiliza a las mujeres por no corresponder de la forma en que ellos, pobrecitos enamorados, se merecían.

Ojo, nuestros medios de comunicación hacían esto hasta no hace mucho tiempo y, no nos despistemos, siguen haciéndolo de un modo más sutil pero igualmente peligroso. Eso sí, después de leer demasiadas noticias en italiano sangrientas y llenas de morbo, me he dado cuenta de que aquí llevamos un camino recorrido muy importante. Nos queda muchísimo, pero la diferencia es más que notable.

El próximo 22 de noviembre, se presentará en Bologna un libro que recoge datos y reflexiones en torno a la violencia de género, tanto en Italia como en Europa,  en el que he podido participar como parte del grupo de investigación de la Casa delle donne di Bologna sobre el femicidio.

Para mí, es todo un orgullo haber formado parte de algo que considero tan importante, a pesar de que aún no tenga el reconocimiento que merece. Nuestra sociedad sólo valora aquello por lo que se paga y este trabajo – como tantos otros – es posible gracias a gente que trabaja gratis porque cree en lo que hace.


Nosotras en el Mundo

Hace algunas semanas, tuve el placer de conversar en el programa Nosotras en el Mundo, de Radio Vallekas. Me hizo una ilusión tremenda y, aunque sólo he conseguido escucharlo una vez porque aún sigo colorada, aquí os dejo el enlace.

Cuando zorra no sea un insulto

Me encantan las redes de mujeres. Gracias por todo el trabajo que hacéis.


La revolución que no esperaban…

Quién le iba a decir a Zapatero hace unos años que, siendo Presidente de España, se iba a crear toda esta revolución social y que se iban a montar manifestaciones históricas y multitudinarias. Fuimos muchas las personas que nos alegramos de que fuera elegido Presidente y que confiamos en sus ganas para mejorar nuestra realidad. Y así fue durante los primeros años.

Pero luego llegó la crisis y todo empezó a desvanecerse. Cuando la pobreza entra por la puerta, el amor salta por la ventana. El amor y, por lo visto, también los ideales y principios políticos que llevaron a al PSOE al Gobierno. Aquel ministerio de Igualdad que era una prioridad, pasó a ser otra cosa. Las ayudas sociales empezaron a convertirse en recortes sociales. El paro creció y creció cada vez más. La juventud precaria con contratos basura llegó a tener 35, 36, 37 años. El paro juvenil superó el 40% a nivel nacional y superó el 50% en la Comunidad Valenciana. El número de hogares sin ningún ingreso alcanzó la increíble cifra de 1.386.000. El diálogo con los sindicatos acabó siendo, una vez más, una compraventa de ideales y principios.

Y después llegó el #15m.

Paul Hanna - Reuters

Nadie esperaba que tantas y tantas personas salieran a la calle -o, más bien, a las plazas-. Y que, además, sue se quedaran ahí durante días y días. Que se fuera sumando cada vez más gente y cada vez en más ciudades. Y en diferentes países. Se contagian los sueños, la alegría y las ganas de hacer algo. De movernos de verdad.  Lo cierto es que muchas personas que llevan tiempo trabajando para cambiar las cosas, pero la magnitud que ha alcanzado esto era impensable. De una manifestación de la que pasaron los “grandes medios” españoles, hemos acabado protagonizando portadas internacionales, como  La Repubblica, The Washington Post o Le Figaro.

Durante estos días, me he quedado embobada mirando la Puerta del Sol a través de esta gran ventana que es Internet. Una vez más, se ha visto cómo los medios de comunicación pueden utilizarse para hacer democracia, para mover a la ciudadanía y para hacerle reflexionar de verdad (o lo que ha pasado a llamarse #periodismoreal). De repente, pequeños (pero muy grandes) medios como Periodismo Humano, estuvieron al pie del cañón desde el principio y demostraron que otro periodismo era posible, consiguiendo además que su número de visitas se multiplicara y fuera creciendo más y más en pocas horas. Apareció SolTv, que nos ha mostrado en directo y sin interrupciones que la gente no se va, que sigue ahí, luchando de forma pacífica. Gracias a Twitter y Facebook la gente ha seguido organizándose, informando, publicando y moviendo imágenes que ya han hecho historia.

Foto de Jacobo Menéndez, o aquel desconocido que acabó siendo portada de El País

Los grandes medios no tuvieron más remedio que hacerse eco de todo lo que está pasando y reposicionarse. A pesar de que hayamos podido escuchar burradas, como que este tipo de joven que se manifiesta se queja de vicio porque puede irse a Londres por 30 euros, las ciudadanas y ciudadanos han dicho las cosas alto y claro (gracias, Cristina).

Su organización, improvisada porque nadie esperaba esta respuesta multitudinaria, es de admirar. Las plazas de la relexión son la muestra de que la gente no duerme y que una cosa es que no confíe en la política que existe en estos momentos y, otra muy distinta, que no crea en la política y en la democracia.

J.M. Martín - 20 Minutos

Una de las cosas que más me llena de ilusión es que el feminismo haya mostrado que está ahí y que es parte IMPRESCINDIBLE de la revolución. Sin feminismo no hay revolución. Y, cómo no, también se han escuchado muchas voces contrarias y quejicas, porque parece que todo lo que tenga que ver con “feminismo” siempre escuece un poco. Cada vez que alguien se molesta por escuchar feminismo, pienso que sigue sin conocer su verdadero significado. En todas las asambleas se ha hablado de democracia real y de participación ciudadana. Nada de eso es posible sin igualad de género. Y ahí está la gran pancarta: “La revolución será feminista o no será”.

Tengo mil sensaciones encima y todo esto me está devolviendo la esperanza. Como tantas y tantas personas de mi generación, no me siento una ni-ni. No lo soy. Es increíble que nos hayan echado la culpa de haber podido estudiar y tener unas comodidades que no tuvieron nuestros padres y madres y, mucho menos, nuestras abuelas y abuelos. Es increíble que ahora nos acusen de poder haber disfrutado de todo lo que las generaciones anteriores habían querido para nosotras y nosotros y que con tanto esfuerzo consiguieron. Ahora, sabemos que el presente que tenemos y que el futuro que nos espera no será, ni mucho menos, más fácil que el de hace 20 o 40 años. Porque nos lo han quitado. Nos bautizan como generación perdida o nini y nos acusan de pasar de la política, de no comprometernos socialmente, de ser pesimistas y antisistema.

Paul Hanna - Reuters

Ahora, hemos demostrado que somos el motor de cambio que esta sociedad necesita. Que no se puede hablar de “antisistema” cuando estamos pidiendo una democracia de verdad. Nos movemos y llevábamos mucho tiempo moviéndonos. Ahora lo hemos demostrado en grupo, en multitud. Y, si el 15 de mayo la mayoría de manifestantes eran jóvenes, la juventud de este país ha conseguido movilizar a todas las generaciones. Porque esta revolución es de hombres y mujeres de todas las edades. Porque esta situación nos afecta de verdad a toda la sociedad…

Desde Italia, todo se ve muy, muy grande… y las ganas que tengo de estar allí son enormes. No sé cómo se sentirán todas las personas que están viviendo este movimiento en las calles, pero yo lo siento como algo realmente importante. No sé si todo esto dará resultados concretos y reales (espero con toda mi alma que sí), pero ya hemos hecho mucho.

Desde luego, lo que no creíamos era que esta lección al mundo se extendería como se está extendiendo. En países como en el que vivo ahora, creo que la clase política y los medios empiezan a tener miedo. Lógicamente, en la televisión del señor Berlusconi no he conseguido ver casi nada de lo que está pasando en España. La mayoría de la gente a la que le he preguntado si sabían algo la revolución española me ha dicho que no o que sólo habían oído algo.  Aún así, la gente empieza a organizarse y en los últimos días, ya se han convocado asambleas y acampadas en algunas de las grandes ciudades de Italia. Parece que cada vez se unen más personas…

Democracia Real Ya llega a Italia. Primera asamblea en Bologna, 20 de mayo de 2011

Independientemente de lo que pase hoy, esta crisis económica y política va mucho más allá de unas elecciones. Queda mucho trabajo por hacer y espero que este espíritu de cambio dure por mucho tiempo…