La revolución que no esperaban…

Quién le iba a decir a Zapatero hace unos años que, siendo Presidente de España, se iba a crear toda esta revolución social y que se iban a montar manifestaciones históricas y multitudinarias. Fuimos muchas las personas que nos alegramos de que fuera elegido Presidente y que confiamos en sus ganas para mejorar nuestra realidad. Y así fue durante los primeros años.

Pero luego llegó la crisis y todo empezó a desvanecerse. Cuando la pobreza entra por la puerta, el amor salta por la ventana. El amor y, por lo visto, también los ideales y principios políticos que llevaron a al PSOE al Gobierno. Aquel ministerio de Igualdad que era una prioridad, pasó a ser otra cosa. Las ayudas sociales empezaron a convertirse en recortes sociales. El paro creció y creció cada vez más. La juventud precaria con contratos basura llegó a tener 35, 36, 37 años. El paro juvenil superó el 40% a nivel nacional y superó el 50% en la Comunidad Valenciana. El número de hogares sin ningún ingreso alcanzó la increíble cifra de 1.386.000. El diálogo con los sindicatos acabó siendo, una vez más, una compraventa de ideales y principios.

Y después llegó el #15m.

Paul Hanna - Reuters

Nadie esperaba que tantas y tantas personas salieran a la calle -o, más bien, a las plazas-. Y que, además, sue se quedaran ahí durante días y días. Que se fuera sumando cada vez más gente y cada vez en más ciudades. Y en diferentes países. Se contagian los sueños, la alegría y las ganas de hacer algo. De movernos de verdad.  Lo cierto es que muchas personas que llevan tiempo trabajando para cambiar las cosas, pero la magnitud que ha alcanzado esto era impensable. De una manifestación de la que pasaron los “grandes medios” españoles, hemos acabado protagonizando portadas internacionales, como  La Repubblica, The Washington Post o Le Figaro.

Durante estos días, me he quedado embobada mirando la Puerta del Sol a través de esta gran ventana que es Internet. Una vez más, se ha visto cómo los medios de comunicación pueden utilizarse para hacer democracia, para mover a la ciudadanía y para hacerle reflexionar de verdad (o lo que ha pasado a llamarse #periodismoreal). De repente, pequeños (pero muy grandes) medios como Periodismo Humano, estuvieron al pie del cañón desde el principio y demostraron que otro periodismo era posible, consiguiendo además que su número de visitas se multiplicara y fuera creciendo más y más en pocas horas. Apareció SolTv, que nos ha mostrado en directo y sin interrupciones que la gente no se va, que sigue ahí, luchando de forma pacífica. Gracias a Twitter y Facebook la gente ha seguido organizándose, informando, publicando y moviendo imágenes que ya han hecho historia.

Foto de Jacobo Menéndez, o aquel desconocido que acabó siendo portada de El País

Los grandes medios no tuvieron más remedio que hacerse eco de todo lo que está pasando y reposicionarse. A pesar de que hayamos podido escuchar burradas, como que este tipo de joven que se manifiesta se queja de vicio porque puede irse a Londres por 30 euros, las ciudadanas y ciudadanos han dicho las cosas alto y claro (gracias, Cristina).

Su organización, improvisada porque nadie esperaba esta respuesta multitudinaria, es de admirar. Las plazas de la relexión son la muestra de que la gente no duerme y que una cosa es que no confíe en la política que existe en estos momentos y, otra muy distinta, que no crea en la política y en la democracia.

J.M. Martín - 20 Minutos

Una de las cosas que más me llena de ilusión es que el feminismo haya mostrado que está ahí y que es parte IMPRESCINDIBLE de la revolución. Sin feminismo no hay revolución. Y, cómo no, también se han escuchado muchas voces contrarias y quejicas, porque parece que todo lo que tenga que ver con “feminismo” siempre escuece un poco. Cada vez que alguien se molesta por escuchar feminismo, pienso que sigue sin conocer su verdadero significado. En todas las asambleas se ha hablado de democracia real y de participación ciudadana. Nada de eso es posible sin igualad de género. Y ahí está la gran pancarta: “La revolución será feminista o no será”.

Tengo mil sensaciones encima y todo esto me está devolviendo la esperanza. Como tantas y tantas personas de mi generación, no me siento una ni-ni. No lo soy. Es increíble que nos hayan echado la culpa de haber podido estudiar y tener unas comodidades que no tuvieron nuestros padres y madres y, mucho menos, nuestras abuelas y abuelos. Es increíble que ahora nos acusen de poder haber disfrutado de todo lo que las generaciones anteriores habían querido para nosotras y nosotros y que con tanto esfuerzo consiguieron. Ahora, sabemos que el presente que tenemos y que el futuro que nos espera no será, ni mucho menos, más fácil que el de hace 20 o 40 años. Porque nos lo han quitado. Nos bautizan como generación perdida o nini y nos acusan de pasar de la política, de no comprometernos socialmente, de ser pesimistas y antisistema.

Paul Hanna - Reuters

Ahora, hemos demostrado que somos el motor de cambio que esta sociedad necesita. Que no se puede hablar de “antisistema” cuando estamos pidiendo una democracia de verdad. Nos movemos y llevábamos mucho tiempo moviéndonos. Ahora lo hemos demostrado en grupo, en multitud. Y, si el 15 de mayo la mayoría de manifestantes eran jóvenes, la juventud de este país ha conseguido movilizar a todas las generaciones. Porque esta revolución es de hombres y mujeres de todas las edades. Porque esta situación nos afecta de verdad a toda la sociedad…

Desde Italia, todo se ve muy, muy grande… y las ganas que tengo de estar allí son enormes. No sé cómo se sentirán todas las personas que están viviendo este movimiento en las calles, pero yo lo siento como algo realmente importante. No sé si todo esto dará resultados concretos y reales (espero con toda mi alma que sí), pero ya hemos hecho mucho.

Desde luego, lo que no creíamos era que esta lección al mundo se extendería como se está extendiendo. En países como en el que vivo ahora, creo que la clase política y los medios empiezan a tener miedo. Lógicamente, en la televisión del señor Berlusconi no he conseguido ver casi nada de lo que está pasando en España. La mayoría de la gente a la que le he preguntado si sabían algo la revolución española me ha dicho que no o que sólo habían oído algo.  Aún así, la gente empieza a organizarse y en los últimos días, ya se han convocado asambleas y acampadas en algunas de las grandes ciudades de Italia. Parece que cada vez se unen más personas…

Democracia Real Ya llega a Italia. Primera asamblea en Bologna, 20 de mayo de 2011

Independientemente de lo que pase hoy, esta crisis económica y política va mucho más allá de unas elecciones. Queda mucho trabajo por hacer y espero que este espíritu de cambio dure por mucho tiempo…

Anuncios

¿Tan raro es exigir una DEMOCRACIA REAL YA?

La Junta Electoral de Madrid prohíbe la concentración en la Puerta del Sol

  • El órgano considera que no existen “causas extraordinarias y graves” que justifiquen la convocatoria

“El movimiento se enfrentaba hoy a su prueba de fuego, en el cuarto día de movilizaciones, pero la Junta Electoral de Madrid la ha echado por tierra. En una resolución notificada esta tarde a la Delegación del Gobierno, alega que no existen “causas extraordinarias y graves” que justifiquen la convocatoria urgente de la concentración y la veta por motivos electorales y por influir en el derecho de los ciudadanos a decidir libremente su voto. Los convocantes querían mantener el pulso hasta el 22-M, pero ahora tienen una primera resolución oficial en su contra. Pese a la prohibición, han decidido mantener la convocatoria. “

El País

Artículo 21 de la Constitución Española:
1. Se reconoce el derecho de reunión pacífica y sin armas. El ejercicio de este derecho no necesitará autorización previa.
2. En los casos de reuniones en lugares de tránsito público y manifestaciones se dará comunicación previa a la autoridad, que sólo podrá prohibirlas cuando existan razones fundadas de alteración del orden público, con peligro para personas o bienes.

Urgente: Exige que autoricen la concentración de la Puerta del Sol


Por fin… estamos de revolución!

La ciudadanía española no podía permanecer por mucho tiempo callada. El descontento social generalizado y la desconfianza en los partidos políticos y sindicatos tenía que explotar tarde o temprano. Y lo ha hecho. De forma pacífica, plural y en un momento más que imprescindible.

Desde Italia, estoy emocionada viendo las imágenes que llegan desde España, sobre todo, a través de facebook y twitter.

Me sumo a la #spanishrevolution !

Estoy segura de que nuestra revolución está sirviendo para algo…